Archivos de la categoría ‘Enlaces’

Enlace “holocáustico”

Publicado: 18 noviembre 2011 en Enlaces, Multimedia

Desde el año 2000, hemos pasado ya por varias fechas apocalípticas. Por suerte no se han cumplido (creemos que es así a pesar de la crisis) pero en poquitos meses estaremos en pleno 2012, la gran “mega-hiper-fecha” del “super-apocalipsis de la muerte”. Como en la Deixallería apreciamos a nuestra audiencia y creemos que oyente prevenido vale por dos, vamos a irnos preparando.

De momento, a pesar de que las fechas siempre las tienen muy claras, no hay ningún pitoniso o pitonisa que sepa cómo va a ser esa hecatombe. Así pues, nosotros nos, previsores como nadie, no dejamos nada al azar y hacemos simulacros para lo que sea. Aquí tenéis, pués, el primer simulador que os dice las posibilidades que tenéis de sobrevivir a un ataque nuclear en vuestra ciudad, pueblo o “Marina d’Or” de turno.

¿SOBREVIVIRE A UN ATAQUE NUCLEAR?

Tenéis la posibilidad de seleccionar la opción “meteorito que extinguió a los dinosaurios” pero… ¡Hay que ser muy optimista para mirar si os vais a salvar de ese pelotazo intrestelar!

Un estudio publicado en Marzo [1] muestra la presencia en la sangre de mujeres, mujeres embarazadas y fetos de diferentes toxinas derivadas de los cultivos transgénicos. El estudio, desarrollado en Quebec (Canadá), muestra que la toxina Bt (producida por el panizo y la soja transgénicos) aparece con una muy alta frecuencia, ya que se encontró en un 93% de las muestras de sangre de mujeres embarazadas, en un 80% de los fetos y en un 69% de las no embarazadas. Dado que ninguna de las mujeres ni de sus parejas habían trabajadao con insecticidas, esta toxina aparece como resultado del consumo de alimentos que la contienen al haber sido procesados a partir de panizo y soja transgénicos.

El estudio también muestra la presencia del herbicida glifosfato (que en estudios científicos ha resultado ser tóxico para las células humanas) en un 5% de las mujeres embarazadas, del herbicida glifosinato (la exposición al cual aumenta el riesgo de malformaciones congénitas) en un 18% de las muestras de mujeres no embarazadas y de 3-MPPA (producto metabólico del glifosinato) en un 100% de las mujeres embarazadas y fetos y en un 67% de las mujeres no embarazadas.

Para vergüenza de las instituciones responsables, éste es el primer estudio epidemiológico que analiza la sangre de personas expuestas al consumo de alimentos transgénicos 15 años después de haber aprobado la producción comercial de las primeras variedades transgénicas. Los resultados obtenidos muestran la necesidad de frenar la producción comercial de transgénicos ya que los posibles efectos de esta vía de exposición de los fetos a la toxina Bt no han sido estudiados.

 [1] Aris, A., S. Leblanc. Maternal and fetal exposure to pesticidas associated to genetically modified foods in Eastern Townships of Quebec, Canada. Reproductive Toxicology (2011), doi:10.1016/j.reprotox.2011.02.004

Texto traducido de la nota de prensa publicada en la web “Som lo que sembrem”.

Nuestro buen amigo Iván enlazaba en su perfíl de “feisbug” el reportaje que retransmitieron en “La Noche Temática” de la 2 de RTVE el pasado 9 de Abril. En él se desvela lo ocurrido en el desastre de CHERNOBIL y lo difícil que fué contener las radiaciones que emanaban del reactor destruído.

Podéis ver el video aquí: LA BATALLA DE CHERNOBYL

El coste del desastre arruinó la URSS e hizo caer por los suelos los sueños de la Perestroika de Gorvachov, un coste que aún se arrastra debido a la cantidad de personas que enfermaron al participar en las labores de contención como en los civiles que se vieron afectados por la exposición a elevadisimos niveles de radioactividad.

Europa estuvo al borde de la mayor hecatombe de la historia, pero los esfuerzos heroicos de miles de personas de la extinta URSS dieron su fruto y consiguieron contener el peligro tras un muro de hormigón y acero diseñado para resistir 30 años…

Recordando la tragedia y sabiendo que aún hay muchísimas familias (por no decir todo el territorio que quedó dañado e inservible)  sufriendo las consecuencias , los gobiernos de la UE empezaron a relajarse y a enfrentar de manera más laxa el tema de energía nuclear, proponiéndola en los últimos años cono una solución “ecológica” a nuestro “déficit energético”. Todos recordamos como en España el gobierno ha decidido alargar la vida útil de algunas centrales.

Ha sido necesaria la tragedia del maremoto en Japón y que se abriera de nuevo la caja de Pandora en Fukushima para que esos mismos políticos reconsideren su actitud. Aún así no tenemos claro que abandonen la idea de construír nuevas centrales. Imaginamos que todo dependerá de si se resuelve la crisis en Fukushima o no porque, de momento, están empezando a aumentar los baremos de tolerancia en la radioactividad de los alimentos importados de Japón (muy similar a lo que hicieron en la URSS para enviar a los afectados a casa desde los hospitales: aumentar el nivel de radiación necesario para considerar a una persona enferma y así no tener que gastar recursos en atenderla).

Ahora que se ha puesto otra vez de moda este tema habría que recordad que casi han pasado los 30 años de vida de la barrera de contención construída sobre el reactor destruído de Chernobyl, que aún no han empezado las obras para la construcción del bunker definitivo y que debajo de esas toneladas de acero y hormigón existe un peligro latente que podría condenar a parte de europa a un futuro de pesadilla.